¿Y si el delantero del futuro está en Lezama?

Aimar Vicandi | Foto: Jago Fotos

Siempre he pensado que en general en el entorno athleticzale llama más la atención lo de fuera y se valora más lo ajeno que al que es de la casa. Quizás por desconocimiento del trabajo de Lezama o la creencia de que hay que fichar una cara nueva de fuera.

Al final y a las prueba me remito, no hay nada más que echar un vistazo a los comentarios en redes sociales y ver que se pagarían sin ningún miramiento la cláusula de 60 millones de Karrikaburu. Un buen proyecto de delantero de la Real Sociedad en 2a División que aún está por hacerse y adaptarse a la exigencia de la élite del fútbol profesional. Sin ir más lejos, hace años hasta se valoró pagar los 30 millones por Bautista teniendo a Villalibre con dos años menos de cesión en cesión y volver para hacer grandes registros goleadores con el Bilbao Athletic. El presente dice que Villalibre está por delante de Bautista.

Karrikaburu en categoría inferiores tampoco apuntaba lo que sí demostró después la temporada pasada con la Real Sociedad C y el Sanse ya con una cláusula elevada de 30 millones.

La joya de la corona y anhelo para todo aficionado del Athletic es Julen Jon Guerrero (2004), haciéndolo muy bien con la sub’18 española y con el Juvenil de Honor del Real Madrid marcando goles pero con contrato. Su presente por mucho que queramos no nos pertenece, quién sabe si en el futuro los caminos se pueden encontrar. Ojalá pero una hipótesis a día de hoy.

En la casa, en Lezama se trabaja en una posición cada vez más difícil de obtener frutos en la élite como es la posición de delantero. Posición por cierto cada vez más difícil de consolidar para la mayoría de clubes en el fútbol moderno.

Vemos como en el Bilbao Athletic, el gol cotiza muy a la baja. Artola con 5 goles, Ewan con 3 sin la continuidad que necesita un delantero y Pascu desde su fichaje con 0.

En el Basconia, Ibai Sanz 7 goles en 1.868 minutos. Álvaro Marin que empezó la temporada en el Juvenil de Honor (481 minutos) y ha acabado en el Basconia (758 minutos) eleva su cuenta a 12 goles, 5 con el Juvenil y 7 con el Basconia. Ambos de la generación del 2003.

En el Juvenil de Honor, Aimar Peña (2004) lleva 13 goles en 2.029 minutos. Aimar Vicandi (2005), lesionado durante 5 meses lleva 9 goles. Empezó marcando 2 goles en 276 minutos con el Juvenil B. Desde que se ha asentado en el Juvenil A, 7 goles en 881 minutos. Diferentes perfiles de delantero, uno más 9 y el otro puede jugar en banda derecha aunque por su facilidad goleadora y al ser una de las apuestas de Lezama no será extraño verle más en el futuro como delantero. Entre Aimares anda el gol.

Un peldaño más abajo en el Juvenil B, nos encontramos con dos delanteros de la generación del 2005 que por su constitución física son el prototipo de 9 puro: Asier Hierro 13 goles en 1.354 minutos y Txus Vizcay 11 goles en 1.303 minutos.

En el 2006, recientemente campeones en la categoría Cadete Liga Vasca como delanteros han destacado, Peio Córdoba 18 goles en 1.440 minutos y Ander Peciña 16 goles en 875 minutos.

Quien sabe si con aprendizaje constante y suerte veremos a un delantero de nivel para la élite en el primer equipo del Athletic en el futuro. Paciencia y salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *