De padres a hijos: un sentimiento hecho realidad en Lezama

Ismael Urzaiz con su hijo Unax

Todo chaval de Bizkaia sueña con jugar en el Athletic, una ilusión, un sentimiento de pertenencia que se transmite de generación en generación y de padres a hijos.

En Lezama donde todo empieza se dan bastantes casos. Ismael Urzaiz y su hijo Unax actualmente en el Cadete División de Honor lleva los genes goleadores por parte paterna y también materna de su bisabuelo leyenda del Athletic, Rafa Iriondo.

En el Cadete A, Oskar Tabuenka y Egoitz, lateral izquierdo del conjunto de Javi González.

Una categoría más arriba están los casos de Gaizka Alboniga-Menor y Peio Canales. Ramón e Imanol que jugaron en los juveniles del Athletic.

Ramón que compartió piso en Luis Briñas con Jesús Merino, actualmente regenta un asador muy conocido en Bermeo y llegó a ser internacional sub’18 con España coincidiendo con Urzaiz y Gorka Bidaurrazaga entre otros. Posteriormente hizo carrera en otros equipos como el Huesca y el Santurtzi.

En el Bilbao Athletic, Aitor Iru y Ander. Aitor portero del Bilbao Athletic y entrenador de porteros actualmente del primer equipo durante varias temporadas. También Carlos Núñez y Álvaro, lateral derecho del filial rojiblanco.

Al más alto nivel están los Larrazabal, Cedrún, Uribe, Urra y Careaga que tiene el privilegio histórico de haber jugado en el primer equipo del Athletic padre e hijo.

Quien sabe si en el futuro otra leyenda como Julen Guerrero tiene la oportunidad de ver como su hijo Julen Jon vista la camiseta del Athletic, la misma con la que acudía siendo un niño a Lezama acompañado de un balón a ver los partidos del Juvenil de Honor que entrenaba su padre.

El Athletic con 25 pareja de hermanos en el primer equipo, la última con los Williams también tiene un caso único en su historia con abuelo (Roberto Bertol) y nieto (Mikel Kortina).

Familia y tradición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *