Reflexionar sobre el modelo Athletic en tiempos difíciles

La salida de Kepa vuelve a ser un nuevo golpe que nos hace a todos dar una vuelta sobre lo que somos, lo que queremos ser y sobre los pasos a dar para conseguirlo. Por desgracia, el fútbol es hoy un mundo completamente alejado de un deporte de equipo. Hoy, los nombres están por encima de los clubs, que no son más que simples vehículos para tratar de acercar al éxito individual a los jugadores que lo componen. Empezamos ya incluso a dejar atrás la importancia del componente económico, el acceso a unas mayores opciones de levantar títulos o la posibilidad de ganar galardones individuales. Ahora, el componente mediático pasa a un primer plano. Conseguir que la gente te conozca y hable de ti, ser el portero o el jugador traspasado más caro de la historia, moverte en círculos de influencia, importa incluso más que tu nuevo salario, tu nueva ciudad, tus nuevos compañeros o las posibilidades de ganar títulos con tu equipo. Poca gente pensará que Neymar va a ganar más títulos en París que en Barcelona, que la Juve vaya a pagar mucho más dinero a Cristiano que el Madrid o que Modric vaya a ganar más fácil el balón de oro en el Inter que en el Madrid.

Resulta difícil hoy en día pasear por cualquier ciudad y encontrarte camisetas de un equipo que no contengan un número y nombre a la espalda. Parece siempre obligatorio que los niños tengan un jugador favorito. Hoy en día, es difícil ver una portada de un periódico con el nombre de un Club y no de un jugador. Incluso a día de hoy, todo el mundo conoce casi mejor al representante o la agencia de representación de cada jugador que su propia trayectoria deportiva. Muchos de los niños que entran en una cantera ya tienen asesoramiento contratado, es decir, ya están dentro de la rueda del fútbol de hoy, siendo vistos ya no como un posible jugador de primera división sino como un potencial generador de beneficio.

En este nuevo escenario, el Athletic tiene una papeleta complicada. Ya no basta con ofrecer buenos contratos o equipos competitivos que acerquen la posibilidad de resultados deportivos. Tampoco importa que el Athletic haya cuidado minuciosamente tu proyección para ayudarte a llegar a ser hoy lo que eres, ni intentar explicar que somos un club diferente. Sin embargo, no basta con decir que jugar en el Athletic debe ser la mayor aspiración de cualquier futbolista que vista de rojo y blanco, sino que el objetivo debe ser lograrlo, pero ojo!, no por mucho repetir algo se consigue.

Convencer a alguien que lo mejor para él no es ganar un balón de oro o tener más seguidores en Twitter, o ser titular de su selección nacional, incluso ganar más dinero o más títulos no es una tarea sencilla, porque en la vida no hay nada ni mejor ni peor, simplemente cada uno tiene sus prioridades. Tampoco resulta sano intentar modificar las prioridades de nadie, ni enfadarte cuando alguien no piensa como tú, y mucho menos coherente resulta tratar de incorporar jugadores utilizando esa misma estrategia.

Por eso, el Athletic tiene que seguir su camino, sabiendo que un “fracaso” como el de Kepa no debe empañar una trayectoria, un modus operandi y una filosofía única, admirada y respetada en todos los sitios. No conviene volverse loco ni hacer cambios drásticos, ya que es muy difícil modificar el comportamiento de una persona que es libre de actuar de la manera que cree conveniente. Por eso, se trata de continuar poniendo en valor aquellos ejemplos que sí queremos que se repitan. Que los niños que entran en Lezama puedan identificar rápidamente el modelo de jugador/persona al que quieren parecerse, y que el club potencie dichos comportamientos y valores, los exponga y los premie.

En la actual plantilla del Athletic, hay jugadores en el top 10 de partidos jugados con el Athletic. Jugadores con una historia detrás, llena de dificultades, de propuestas para cambiar de equipo, de momentos complicados, que estoy seguro que mucha gente que va cada día a Lezama desconoce, y que sería importante poner en valor. Igual ha llegado el momento de que todos hablemos menos de Kepa, Laporte, etc y enseñar a los niños quién es Susaeta, quién fue Iraola o Carlos Gurpegui y quiénes pueden llegar a ser ellos. Olvidarnos de lo bien que tiran las faltas con vídeos de sus goles o sus paradas, y que la gente de verdad conozca cómo son, lo que han vivido, lo que les ha dado el Athletic, etc. Sólo son algunos ejemplos de jugadores, que puede que no pasen a la historia por sus títulos, pero que construyen lo que es hoy el Athletic y hacen que sigamos siendo diferentes.

Creaciones como el premio one club man van en la dirección adecuada, pero además de eso, es importante que los niños entiendan las historias que hay detrás. El Athletic debería poner mayor foco en el logro que supone superar ciertas barreras de número de partidos, y aprovechar sus equipos de marketing y comunicación para hacer algo más que un vídeo con las mejores jugadas cuando un jugador alcanza por ejemplo los 300 partidos con la camiseta del Athletic. Es difícil, pero es importante que los niños consigan preferir fijarse en Muniain por superar los 300 partidos con el Athletic que Laporte por ganar una premier League con Guardiola. Para eso, el club debe poner el foco en los valores del Athletic, y para ello, tiene que utilizar de ejemplo a aquellas personas que crean que mejor encarnan dichos valores, objetivar sus logros y utilizarlos para establecer metas para los más jóvenes.

Decía Iturraspe que el Club está por encima de los nombres, y no le falta razón, pero las Instituciones las hacen las personas que están en cada momento. El Athletic tiene la gran suerte de que con el paso del tiempo, pasan las personas, pero los valores son en su mayoría compartidos. Por eso, ahora más que nunca, resulta clave poner en valor dichos valores, y nada mejor que valerse de aquellas personas que mejor los representan para tratar que algún día, consigamos que las camisetas del Athletic que vemos a los niños por el parque vengan sin nombre y número, o al menos pongan sus nombres.

8 comentarios

  • Gorka Bikandi

    Completamente de acuerdo. Es más, lo he pensado varias veces, los reconocimientos a los 300, 400 y 500 partidos deberían de ser algo obligatorio en el masculino y femenino. Dar una insignia de bronce, plata y oro por ejemplo. Por un lado, a los jugadores y jugadoras que estén vivos o a sus descendientes. Y por otro, a los jugadores y jugadoras en activo entregarles con los máximos honores.
    44 hombres y 5 mujeres serían en la actualidad.
    Un saludo!

  • Ainhoa

    El problema del Athletic, se veía venir. Tres son los factores del desapego, de muchos jugadores y aficionadas, entre los que me encuentro.

    El primero, es la paulatina perdida de identidad, del club y su ruptura con al filosofía. No paran de llegar a Lezama, jugadores que no entran en dicha filosofía, los Laporte, Diarra, Gánea , Viguera y una larguísima lista de lo que hay en Lezama, casi todos con poca calidad, deportiva. Eso sí, para los descendientes de vascos la ley del embudo, pura “democracia”…

    En segundo lugar, el dinero que se recibe por las cláusulas de nuestros jugadores, no se invierte en traer jugadores vascos, de calidad y juventud. Quitando los retornos de Beñat y Aduriz y las llegadas en su zenit deportivo de Berchiche y Raúl García,( hay están, las edades con las que se han fichado). Se ve que lo demás, por número de partidos jugados y por se r de un perfil bajo deportivo, no mejora lo que hay. Casos de Rico, Sola, Viguera, Gorka Elustondo, Dani García, Gánea, Herrerín etc no generan ilusión.

    Eso se traslada, al plano deportivo, donde el club se mete, cada 25 años en champions, haciendo el ridículo y no pasando la liguilla, En Europa League, salvo el primer año con Bielsa, nos eliminan potencias de Chipre, Austria… En la liga se pernota y cuando, se llega a meterse, casi siempre muy ajustados, para la Europa League lo consideran lo máximo, el tope.
    La copa depende del sorteo, en cuanto tocan los de arriba eliminación.
    Pera finalizar, en vez de lamentarnos y mirarnos el ombligo, cada vez que se va alguien importantes,( 6 jugadores, en 7 años). Se debe de fichar, sin contemplaciones, a jugadores como Oyarzabal o Mikel Merino, en vez de perder el tiempo como hace la directiva.

    Sobre Kepa, que le vaya bien y triunfe. Por desgracia es pasado y hay que reforzar el plantel. No como hasta ahora.

  • Ramontxu Bilbao

    Orgulloso de la cantera, sacar ese dinero por estos jugadores y a pasar pagina.
    El modelo no se debe cambiar, pero si definirlo en unos estatutos para que nadie lo pisote.

    Aupa Athletic!

  • Jokin

    Ainhoa tiene toda la razón. Otro gran problema que se extiende además del primer equipo,es el éxodo, también alarmante, que se produce en las categorías inferiores, de Lezama, con los casos de Xiker, Eneko Delgado Ekaitz Redondo, Ander Astralaga, Asier Grande y Ander Pérez, Julen Arellano .

    Desde mi punto de vista, que comparto con Ainhoa, por falta de identificación, y arraigo que pierde este club, ya que se rompe, la filosofía con casos múltiples y seguidos, como los citados por Ainha como los del primer equipo .
    Los Viguera, Saborit, Ganea. Laporte y a la cabeza de lo que hay en Lezama los Diarra , Loic Boum Pierre, Rodrigo Esteban Navaridas,Mbaye Barro ,Tinbit Manero Chinchetru,Esteban Navaridas,Andrés Dulce,Christophe Atangana,Alexander Valiño,E.Clemente , Deiby. O Mathys Lunel y demás jugadores, que hay en Lezama que ni son nacidos, en las tres diferentes, administraciones, que estamos, divididos, los vascos, es decir, la Cav, Navarra y las tres provincias, en administración gala.
    Tampoco, les une nada a esta tierra en parentesco o que sean descendientes, de vascos emigrados. Esos no son cantera Athletic, si acaso una mala copia, del Ajax o de las demás, equipos de la liga.
    Al mismo tiempo, llama poderosamente, la atención que siendo, infantiles o juveniles, no sean reclutados, para Lezama o club convenido vasco, los Asensio, Zabaleta, Askasibar, Laxalt, Oar, Aristegieta, Espericueta, y Arraskaeta y sin embargo se utilicen para hacer trampas, con los citados ,antes.
    También me llama la atención, como el hijo de un mito, zuri gorri como Julen, del que dicen, juega bien al futbol, no este en Lezama ni se atisbe, que pueda estar, algún día.

  • casual

    En tiempos de tribulación es mejor no hacer mudanza.
    Por ello, las reflexiones es mas conveniente que se produzcan en tiempos de bonanza.

    Dicho esto, la centenaria filosofía del Athletic es el corazón y el alma del equipo.
    Sin ella, el Athletic no sería el Athletic.
    Sería un equipo como los demás, del que, quien esto escribe, con toda seguridad no sería socio.

    Si alguna vez en el Athletic se ha cometido algún error, éste debe servir para no repetirlo.
    En ningún caso no debe valer para abrir la puerta a descendientes de vascos, hijos de peñistas y aficionados en general que juren amor eterno al equipo rojiblanco.

    Las trampas no son buena cosa.
    El abrir la puerta y emprender el camino para convertirse en el Zaragoza, es claro que no tiene el menor interés para el aficionado rojiblanco.
    .

    • jberridi

      Soy un Gallego con antepasados Vascos (mi abuelo era de Zarauz), este verano (2018), mi hijo ha cumplido parte de su sueño, participando en un Campus del Athletic en Lezama… enorme experiencia, nos pagamos un hotel en Derio durante esa semana para poder llevarlo y recojerlo cada día en Lezama; un esfuerzo que como padre he pagado gustosa y horgullosamente para que Oskar cumpliera su sueño…, llegar a jugar algún día en San Mamés vistiendo la camiseta del Club de sus sueños…
      Este espíritu es el que se debería cuidar más por parte del Club…, seas o no nacido en Euskadi, la pasión y el amor hacia unos colores no son algo que solo puedan sentir los nacidos en el País Vasco, mi hijo los tiene y es algo innegociable para él aún estando a 700km de Bilbao… y como él hay muchos…

      Como no vivimos allí no hizo las pruebas y no jugará en los Alevines del Athletic este año, por eso seguirá jugando en el equipo de su casa en Vilagarcía (el Arosa s.c), lo único que lamentamos de la experiencia en Lezama, es el escaso interés que ha puesto el Club en seguir a chavales como mi hijo y alentar y mantener vivo en ellos este sentimiento para que vean que algún día podrán tener una oportunidad de pertenecer al Club de sus sueños, facilitándole las cosas para poder llegar… ojalá esto cambie…
      Creo sinceramente que el error está en traes jugadores ya mayorcitos que vienen a terminar aquí sus carreras y con sueldos millonarios, si se traen a chavales de otras regiones con ascendencia Vasca, y se les forma en Lezama desde Alevines, la cosa cambiaria totalmente… esos chavales si tendrían el sentimiento y el corazón rojiblanco metido dentro, como cualquiera nacido ahí … no tengo dudas de eso y solo me basta con ver a mi hijo…

      Mientras tanto los hijos y nietos de Vascos seguiremos animando al equipo de la tierra de nuestros antepasados y que sentimos como propio.
      Respetando todas las opiniones… por supuesto.

      Aupa Athletic !!!

  • Dario Pérez

    Cada vez se ve a más niños, en Bizkaia y en la capital con diferentes, camisetas de diversos clubes de futbol, del mundo . El tema no es sólo que juegue, el Athletic mal al futbol, en general.Quitando el periódo del Argentino Bielsa y el alemán Heynckes y del intento de Berizzo , de retornar ha jugar bien, pero sin calidad ,en el plantel, que le han dejado. Ni siquiera, que seamos un club que ha dejado de ser ,de los tres mejores y perdamos, partidos con asiduidad, contra cualquiera o de la imagen de incapacidad e incluso que les bailan en los despachos a la directiva de turno cualquier club menor, a la hora de fichar jugadores jóvenes de calidad como Mikel Merino y Oyarzabal, ( somos el hazmereir ,con la mayoría de fichajes que se hacen)La principal causa, es que el Athletic, ha perdido su ADN , su filosofía.Ha dejado de jugar, sólo con vascos y se ha echado en brazos ,de la llamada ,globalización.

  • JBerridi

    Soy un Gallego con antepasados Vascos (mi abuelo era de Zarauz), este verano (2018), mi hijo ha cumplido parte de su sueño, participando en un Campus del Athletic en Lezama… enorme experiencia, nos pagamos un hotel en Derio durante esa semana para poder llevarlo y recojerlo cada día en Lezama; un esfuerzo que como padre he pagado gustosa y horgullosamente para que Oskar cumpliera su sueño…, llegar a jugar algún día en San Mamés vistiendo la camiseta del Club de sus sueños…
    Este espíritu es el que se debería cuidar más por parte del Club…, seas o no nacido en Euskadi, la pasión y el amor hacia unos colores no son algo que solo puedan sentir los nacidos en el País Vasco, mi hijo los tiene y es algo innegociable para él aún estando a 700km de Bilbao… y como él hay muchos…

    Como no vivimos allí no hizo las pruebas y no jugará en los Alevines del Athletic este año, por eso seguirá jugando en el equipo de su casa en Vilagarcía (el Arosa s.c), lo único que lamentamos de la experiencia en Lezama, es el escaso interés que ha puesto el Club en seguir a chavales como mi hijo y alentar y mantener vivo en ellos este sentimiento para que vean que algún día podrán tener una oportunidad de pertenecer al Club de sus sueños, facilitándole las cosas para poder llegar… ojalá esto cambie…

    Mientras tanto seguiremos animando al equipo de la tierra de mis antepasados y que sentimos como propio.

    Aupa Athletic !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *