Opinión | Cuando fuimos los mejores

7 Octubre 2014

@maisumiyagi

images1ZMCMK0W

Cuesta abajo y sin frenos. Así anda ahora mismo el Athletic después de alcanzar la gloria contra el Nápoles (otro que tal baila) hace poco más de un mes. Ese día echamos uno de los polvos de nuestras vidas en nuestro nuevo loft y desde entonces no se nos ha vuelto a levantar. Gatillazo tras gatillazo, ya sea en casa, en el coche o en un hotel de 5 estrellas lleno de ucranianas y bielorrusas.

Este inicio caótico de temporada me ha servido para reafirmarme aún más en el alarmante ombliguismo que puebla la masa social de nuestro club. Somos los mejores en todo y nada malo nos va a pasar. Por eso mismo, porque somos los mejores en todo. Y punto. Y con esa pescadilla comiendo colas estaremos toda la vida.

Se marchan jugadores y nos da igual. Porque eran unos mercenarios que no merecían seguir aquí y porque somos los mejores. Pero no, fíjate, resulta que después de aguantar varios directos a la mandíbula en plan Rocky ( Javi Martínez, Llorente, Amorebieta…) un simple gancho de izquierda (Herrera) nos ha mandado a la lona y ahí seguimos tirados. Pero siendo los mejores.

Sale el sorteo de la Champions y ya estamos buscando hoteles en Berlín, porque somos los mejores, pero resulta que nada más empezar nos pintan la cara 2 equipos que para el socio de boina a rosca son peores que el Baraka. Y 16 años después de la última vez lo estamos haciendo aún peor, pero no se preocupen, porque dejaremos Oporto sin cerveza…porque somos los mejores.

Vemos que en nuestra antigua morada el ambiente languidecia poco a poco pero resulta que ahora que hacemos un campo nuevo los cerebros pensantes opinan que lo mejor es mandar a la gente con ganas de txufla y garganta jotera al rincón de pensar, al córner, y lo que es aún peor, crean una grada de animación desanimada donde más de la mitad de sus integrantes han encontrado un resquicio para poder comer pipas a mitad de precio ante la atónita mirada de los nuevos leones vascongados.

Mientras tanto Don Josu retoza en su confortable sofá en Ibaigane acariciando su león de peluche mientras mira los beneficios económicos en las cuentas porque somos los mejores, porque sólo hay un Athletic y es el de Bilbao, porque sólo hay un Rey León y se llama Julen Guerrero, porque siempre que te caigas ahí estaré para levantarte, porque bla bla bla Beti Zurekin, porque la autocrítica en el Athletic suena a nombre de jugador que no entra dentro de nuestra filosofía… En definitiva, porque vamos cuesta abajo y sin frenos porque queremos…simple y llanamente porque somos los mejores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *