Historia del Bilbao Athletic (Capítulo II)

Ascenso a 2ªB con Txutxi Aranguren en 1977

Ascenso a 2ªB con Txutxi Aranguren en 1977

24 Diciembre 2015

@athletictxistu

LOS CACHORROS DESEMBARCAN EN LA ÉLITE

 El Bilbao Athletic tardó 18 años en llegar a la élite del futbol. Tras las dos primeras temporadas en Regional, el filial rojiblanco comenzó su andadura en categoría nacional en septiembre de 1966 y llegó a 2º División ‘A’ en mayo de 1983 tras proclamarse campeón de grupo en 2ºB y subir directamente y dar paso así a la Edad de Oro del Bilbao Athletic que analizaremos en próximos capítulos.

 Desembarcar en la élite no fue fácil. Desde 1966 hasta 1983 trascurrió un peregrinar de ascensos que incluso llevó al filial a jugar una campaña esporádica en la división de plata, pero en la que su mayor logro fue consagrarse en 2º División B tras su ascenso en 1977 con Txutxi Aranguren en el banquillo; Sin obviar, tal y como ocurre en la actualidad, que el constante triunfo del equipo es su constante aportación de jugadores al primer equipo. Dicho de otra forma: la formación.

 El primer año en 3º División -1966/67- fue arrollador. De la mano de Rafa Iriondo y manteniendo la escuadra de años anteriores, el filial se proclama campeón y disputa la promoción de ascenso a 2º. En la primera eliminatoria, un gol de Orue II en San Mames sirve para eliminar al Huesca. Sin embargo, en la eliminatoria definitiva el Badajoz logra el ascenso tras ganar a los cachorros 2-0 en El Vivero, superando el 2-1 conseguido en La Catedral por el Bilbao Athletic.

 El primer ascenso de los cachorros a la división de plata se produjo dos años después –temporada 1968/69- tras quedar campeón de grupo y eliminar en la promoción de ascenso al Orense primero y al Alavés después, de la mano de Poli Bizcargüenara.

 

DRAMA EN EL BERNABEU

El primer año de los cachorros en 2º división fue accidentado. El entrenador Poli Bizcargüenara deja el cargo en la jornada séptima. Le sustituye José María García de Andoaín quien también lo deja en la jornada trece, haciéndose cargo del equipo Ignacio Izaguirre. El equipo entra en puestos de promoción de descenso jugando una durísima eliminatoria contra el Villarreal. Tras ganar los cachorros 2-1 en San Mamés y lograr el Villarreal el mismo resultado en El Madrigal, ambos clubs se juegan el descenso el 7 de julio de 1970 en el Estadio Santiago Bernabeu de Madrid en un dramático partido de desempate. La victoria fue para los amarillos por 2-1, logrando Doro el gol de los cachorros. El Bilbao Athletic formó ese día con Marro, Doro, Beitia, Gómez, Aurre, Biritxinaga, Fortea, Carlos, Ormaza, Lavín y Platas.

 Durante estos años realiza una labor encomiable en Lezama, Ignacio Izaguirre que logra dirigir a los cachorros 284 partidos en los que consiguen 451 goles. Izaguirre cedió el testigo a Iñaki Sáez que a fecha de hoy es el entrenador que más encuentros ha dirigido al Bilbao Athletic con 290 partidos y 425 goles.
Bilbao Athletic en la temporada 1980/81 con Javier Clemente

SAEZ Y CLEMENTE FORJAN UN EQUIPO PARA LA HISTORIA

La 3º división fue el vial de los cachorros hasta su ascenso a 2º División B en 1976/77 de la mano de Txutxi Aranguren. En esa categoría se mantuvo durante cinco temporadas más, hasta que en la campaña 1982/83, los cachorros alcanzan la élite. Un equipo forjado por las manos de Iñaki Sáez y Javier Clemente –que dirigió al filial la campaña 1980/81, antes de tomar las riendas del primer equipo- se proclama campeón de 2ºB con 59 puntos -7 más que el Tenerife que fue segundo y 12 más que el Burgos que fue tercero- y una cifra de goles impresionante con 91 a favor y 35 en contra. En aquel equipo, emergía la figura de Julio Salinas como delantero centro.

 El Bilbao Athletic llegó a la élite arrollando. Un equipo donde brillaban nombres como Andrinúa, Ruben Bilbao, Elguezabal, los hermanos Salinas, Jon Aspiazu, Murua, Patxi Iru…Un equipo llamado hacer historia. Y la hizo la temporada siguiente, cuando logró el ascenso a primera división tras quedar segundo, tras el Castilla, filial del Real Madrid y formado por la Quinta del Buitre. Pero eso merece un capítulo aparte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *