El 3-4-3 de las categorías inferiores del Athletic

El Juvenil Nacional celebra un gol en Maiona | Foto: Unai Zabaleta

El Juvenil Nacional celebra un gol en Maiona | Foto: Unai Zabaleta

29  Octubre 2015

Javi Martin | Bilbao

Dos son los sistemas de juego que prevalecen en Lezama: el 4-3-3 y 3-4-3. Los conjuntos más cercanos al primer equipo como son el Bilbao Athletic, Basconia y Juvenil de Honor (4-3-3) suelen adoptar un sistema parecido o similar pero con algunas variantes tácticas al 4-2-3-1 utilizado por el conjunto de Ernesto Valverde. El segundo Juvenil suele combinar ambos sistemas (4-3-3 y 3-4-3) dependiendo de los partidos.

Esta temporada sin ir más lejos el conjunto de Ziganda ha dejado su habitual 4-3-3 para utilizar el 3-4-3 en una ocasión. Esta variación tuvo lugar en el Nuevo Arcángel para enfrentarse al Córdoba con dos laterales profundos como Iriondo y Saborit, dos mediapuntas con libertad de movimientos como fueron Unai López e Iñigo Córdoba y un punta más dinámico y no tan delantero fijo como fue Guarrotxena.

Centrándonos en las categorías más bajas como es la cadete, el sistema 3-4-3 es un fijo tanto en los partidos disputados en Lezama como a domicilio. Un sistema de juego que ya puso en practica José Mari Amorrortu en su primera etapa en el Athletic en Lezama con influencia de la escuela “ajacied” De Toekomst del Ajax de Ámsterdam holandés.

Las conclusiones que se pueden sacar de este 3-4-3 puesto en practica durante estos años tiene más pros que contras en el proceso formativo de los jóvenes futbolistas:

Ventajas

  • Favorece la condición técnica, gran posesión del balón en ataque y equilibrio en defensa gracias a las coberturas y desdoblamientos por banda.
  • La zona del centro del campo cuenta con 5 futbolistas, esto implica mayor control del juego.
  • Amplitud del campo con dos extremos fijos en banda con continuos desbordes.
  • Llegada al área con muchos efectivos lo que se suele traducir en una mayor capacidad goleadora.
  • Obliga al futbolista a pensar rápido debido a que este sistema favorece los desmarques de apoyo y a generar nuevas líneas de pase.
  • El portero es un jugador de campo más utilizando continuamente el juego con los píes, normalmente ocupa una posición adelantada.
  • Más rápida la recuperación tras perdida. Solidaridad defensiva con el compañero.

Inconvenientes

  • El rival puede generar con más facilidad ocasiones de uno contra uno si no hay un equilibrio defensivo de coberturas y ayudas.
  • Más espacios en las transiciones para el rival si busca la espalda de la línea defensiva de tres centrales.
  • Al tener más control del juego se tiende a descuidar las disputas.

En resumen, el 3-4-3 en edades tempranas favorece el aprendizaje multifuncional ya que se aprende a jugar al fútbol y no a jugar en una posición fija. Adquirida esta base, en teoría luego en categorías superiores debería ser más sencillo sacar el rendimiento que se espera en una posición más concreta o determinada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *