Mejora la competitividad a través de estrategias utilizadas en los juegos de mesa

Nuestra sociedad evoluciona muy rápido y está en constante desarrollo tanto a nivel humano como a nivel empresarial. Los cambios en la economía y el hecho de ser cada vez más personas conviviendo y “luchando” por las mismas cosas hacen que seamos más competitivos para adquirir un hogar, por conseguir entrar en la mejor universidad, por ser contratados por la empresa de nuestros sueños o simplemente por encontrar a la pareja deseada. La competencia y competencias son clave para obtener muchas de las cosas que deseamos, algunos saben muy bien cómo conseguirlas y otras personas necesitan aprender distintas maneras para llegar a una situación en sus vidas que le permita alcanzar sus objetivos. Con los negocios ocurre algo muy parecido. Cada empresa ha de prepararse para la más dura de las competiciones como es la de captar nuevos clientes y que sus productos o servicios se vendan mejor que los de las empresas competidoras. Ya sea en una esfera u otra, los juegos de estrategias son una forma perfecta para mejorar la competitividad.

Juegos de mesa

Los juegos de mesa son muy útiles para aprender destrezas básicas que puedes aplicar en la vida. Este tipo de juegos se desarrollan normalmente en un tablero con fichas, dados o cartas de diferentes colores y formas y suelen participar entre una o varias personas, conformando un grupo. Todo esto dependerá de las reglas preestablecidas y del tipo de juego. En estos juegos, la actividad física no está presente, pero si la mental, de tal manera que la memoria, la capacidad de deducción, el orden, el razonamiento estratégico y el manejo de tácticas puede ser muy importante para la consecución de los objetivos de cada jugador. Según la historia, dicen que el primer juego de mesa con piezas fue encontrado hace más de 5000 años en una ciudad de la actual Turquía. Desde entonces, los juegos han ido desarrollándose tanto en sus conceptos como en sus reglas y hoy por hoy podemos encontrar juegos de mesa de temáticas y finalidades muy distintas como por ejemplo el juego de estrategia militar llamado Risk, el tan versionado juego sobre imperios inmobiliarios de Hasbro conocido como Monopoly, juegos de rol, etc. Aprender las diferentes reglas de varios juegos puede ser utilizado para mejorar la competitividad en lo personal o en lo profesional. Prueba de ello es que muchos de los dirigentes de guerras históricas utilizaban estrategias de juegos de sus épocas para poder ganar a los contrincantes y alzarse con el poder.

Estrategias en los juegos

Como bien dice un artículo de la Fundación Rafa Nadal, “aprender no es un juego, pero se aprende jugando”. Y cualquier juego es bueno para desarrollar capacidad cognitivas y creativas. Los juegos de mesa ofrecen esta oportunidad para que los más jóvenes aprendan estrategias para desenvolverse en la vida ante problemas de todo tipo, especialmente en la época de mayor rendimiento, cuando están preparándose para superar un examen importante. Existen diferentes estrategias de juego que sirven para resolver problemas ante distintas circunstancias que se pueden dar, por ejemplo, en juegos como en el juego chino Go o simplemente en el ajedrez, en el que diversas fichas contrincantes pueden dificultar la llegada a nuestra meta para así ganar el juego mediante tácticas o movimientos pequeños.

Existe lo que se denomina como “la teoría de los juegos”, un área de la matemática aplicada, conocida entre los empresarios y gente emprendedora. Debido a la gran competición tanto en marcas deportivas o comerciales así como entre las empresas y diferentes negocios, muchos directivos aplican esta teoría en sus negociaciones y en estrategias empresariales. Así, se pueden utilizar estrategias como la de doblar en el blackjack por ejemplo, que consiste en doblar tu apuesta inicial antes de pedir tu primera carta extra, esto aumentará tus ganancias en caso de ganar, pero te limitará a sólo pedir una carta extra. Como en los negocios, hará falta analizar bien tu juego y tus posibilidades (si tienes cartas que sumen diez u once, vale la pena doblar) pero también hay que evaluar el entorno, en este casi ver cuánto suman las cartas de crupier, para saber si el riesgo valdrá la pena o si tus probabilidades de pérdida son mayores que las de ganar. Este es un buen ejemplo para ver como la teoría de los juegos es aplicada en el mundo de los negocios y constatar porqué también ha sido practicada por los comandantes y generales en diferentes guerras como en la Guerra Fría.

Una vez más los juegos, aunque sean de tablero, nos pueden enseñar más cosas de las que pensábamos y es que con este tipo de juegos cuyo origen se remonta a miles de años atrás es difícil no pensar que algo bueno deben de tener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *